El poder de la ropa: ¿cómo se visten los uruguayos según sus trabajos y por qué?

Especialistas hablan de una informalidad y desorientación que crece, sobre todo a impulso de las nuevas generaciones

“Bueno, empecemos” piensa el galerista Arturo Silva (interpretado por Guillermo Francella) sentado en actitud contemplativa en un banco de la Plaza San Martín de Buenos Aires. “Escribano”, juega a adivinar sobre el hombre de traje que come una manzana en el banco de enfrente.

También aparece a la vista un señor de camisa celeste, chaleco polar y lentes de sol sobre la cabeza. «Este es remisero», asevera Arturo como si su apariencia le diera pistas demasiado evidentes. Así sigue con el supuesto filósofo, el asistente de marketing y la dermatóloga de jean y championes blancos.

Si Arturo adivinó o no las profesiones es algo que la película Mi obra maestra no revela, aunque hay algo en lo que los especialistas en imagen corporativa están de acuerdo: La vestimenta es un lenguaje no verbal y, como en la escena de película, comunica y habla por uno. «Existe un código que es entendido en líneas generales por todos», apuntó la comunicadora y directora de AddValue, Luciana Andión.

La fuerza comunicacional de la vestimenta es un fenómeno histórico, indicó la consultora de imagen y diseñadora de moda Debbie Goldfarb. Por ejemplo, en la época medieval uno sabía de antemano si estaba frente a un rey, alguien de la nobleza o plebeyo únicamente por su forma de vestir.

El actual poder de la ropa lo explicó la asesora de imagen y socia de AddValue, Alba Blustein, mediante un claro ejemplo: Si la vestimenta no comunicara, quizás el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg hubiese ido a declarar al Congreso de Estados Unidos -tras escándalo por fuga de datos- con su característico atuendo de remera y jean. Sin embargo, fue de las pocas veces en las que se lo vio de traje y corbata. «Tenía que transmitir seriedad y su posición, además de respetar a la institución en la que estaba en ese momento», explicó. Andión acotó que aunque estaba de traje, eligió el color azul, asociado al de su empresa y al liderazgo.

«La ropa tiene un contenido simbólico. Hay cierto tipo de prendas que se asocian con ciertas actividades, relacionadas a la función y a lo que se espera de esa persona», señaló Blustein.

¿Por qué, entonces, en determinados ámbitos corporativos la ropa suele ser formal y en otros casual? Según Goldfarb, esto depende en muchos casos del contacto que se tenga con clientes. Ejecutivos de empresas tecnológicas en general optan por ir a trabajar de jean y camisa o remera, algo que tiene una explicación. «Están en general detrás, no están en trato directo con el público. No necesitan esa coraza, porque la ropa también es una fachada que nos ponemos para trabajar», apuntó Goldfarb.

En la misma línea, agregó que un profesional del ámbito creativo «tiene que mostrar que la creatividad le sale por los poros»: «Necesitan emitir ese mensaje para que el cliente sienta que está en el lugar correcto». De todas formas debería cuidarse dependiendo de los ambientes en los que se maneje «para no espantar al cliente» aunque sin dejar de lado su veta creativa. «A un creativo nunca lo vas a ver de traje porque no le sale de adentro», indicó.

Sobre este punto, Blustein agregó que en todos los casos «hay que ser versátil». «Es importante tener en cuenta a la audiencia a la que me dirijo. En su día a día un publicista puede estar sumamente casual, pero si tiene que cerrar un contrato con un cliente, tiene que cambiar de código de vestimenta, que comunique formalidad y seriedad dentro de su estilo más jugado», señaló.

Informalidad
Las asesoras de imagen advierten que en Uruguay, a nivel corporativo y sobre todo a impulso de las nuevas generaciones, no existe consciencia de lo que la ropa comunica y por ende hay una desorientación cada vez mayor. Un ejemplo gráfico sobre este punto lo dio el director de varias empresas nacionales y multinacionales, Raúl Pazos. Hace unos días lo invitaron a un evento en un hotel, donde había desde políticos de traje y corbata impecable hasta jóvenes de campera. «Estamos en pleno acomodo», aseguró.

Blustein dijo que «hay un grado de informalidad muy elevado y muchas veces existe un desacuerdo entre la vestimenta y lo que querés expresar».

En esa línea, Andión explicó que cuesta entender que se vive en un mundo de percepciones, donde «lo que el otro percibe no es lo mismo que lo que uno ve, porque la imagen se forma en el cerebro de la otra persona».

Lineamientos
Por un lado, determinadas empresas prestan atención a la vestimenta corporativa más allá del uniforme. Por el otro, establecer lineamientos y códigos de vestimenta es cada vez más desafiante. «Nuevas generaciones te dicen que van a trabajar como quieran porque lo que importa es lo que hago, lo que soy. Pero nadie dice que dejes de ser auténtico. Lo que se busca es que seas claro y coherente con el mensaje que querés dar», apuntó Andión.

Hay empresas que eligen comunicar el código de vestimenta laboral al inicio, mediante charlas o manuales corporativos. Otras deciden contratar a un especialista externo a la empresa para profundizar sobre la temática, sin que haya necesariamente una comunicación directa sobre dress code del jefe a sus empleados.

La socia de Ferrere Abogados, Verónica Raffo, cree que sería un error imponer reglas de vestimenta porque sí. En cambio, considera importante explicar la relevancia de la imagen. «Cuando se explica la relevancia de la imagen en la construcción de una carrera profesional, los jóvenes entienden el motivo de nuestro énfasis en este tema», apuntó. En la empresa, dijo, existen lineamientos básicos «que buscan respetar la individualidad de las personas pero a su vez mantener un estilo sobrio y profesional, que es lo que en general nuestros clientes y colegas esperan». De todas formas, sostuvo que esto ha ido cambiando tanto en Uruguay como en el mundo, que cada vez los hombres usan menos la corbata y las mujeres los trajes estilo tailleur. Desde el año pasado, Ferrere inauguró los «viernes casual».

Por su parte, la socia de Irrazabal & Asociados, Mónica González, indicó que se transmite el código de vestimenta de forma abierta y directa. «Cuando entran, decimos lo que queremos proyectar y la importancia de la imagen a través de lo que se transmite», comentó. Para reforzar esa comunicación el estudio suma charlas con profesionales como las de AddValue.

Verónica Raffo


«Tu imagen es parte de tu marca personal», asegura Verónica Raffo y agrega que la comunicación no verbal es «un altísimo porcentaje de la comunicación». «Nunca lo subestimo. Cómo te vestís, cómo mirás, cómo escuchás, cómo gestualizas colabora o frena el desarrollo de relaciones profesionales valiosas», contó.

Sobre sus propias reglas a seguir, la abogada contó que trata de usar la empatía y vestirse en forma adecuada al contexto donde actuará. «No es lo mismo una reunión con inversores del exterior, que una visita a un cliente del área tecnológica que del sector financiero, la negociación con un sindicato o una visita a una fábrica», ejemplificó.

Aunque reconoce que los abogados tradicionalmente han sido muy formales en su vestimenta y que esa tendencia continúa, señaló que en los últimos años se produjeron cambios «bien importantes» y que se han ido flexibilizando los códigos históricos. «Hoy es mucho más habitual que haya abogados en las empresas trabajando que en general adoptan los códigos de la industria a la que pertenecen», añadió.

Raúl Pazos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como ejecutivo que ocupa el directorio de diversas empresas, no es extraño para Raúl Pazos andar con «un perchero» a mano. «Me voy cambiando de ropa en el día. Es curioso porque hay empresas que tienen su propio código donde puedo adaptarme. Si voy a una empresa de ingeniería logística de traje y corbata, no funciona. Los accionistas están de remera polo y vaquero. En cambio, en una consultora donde damos servicios generales a empresas e inversores es lógico que esté de traje y corbata», comentó. «Tenés que estar por definición apegado al uso y costumbre, si no sos exótico», añadió.

Se considera «un tipo mayor» que se tiene que adaptar y dijo que el asunto se ha vuelto más complejo sobre todo para el hombre. «Antes sabías que te ponías traje y corbata en todos lados, desde la casa de repuestos hasta el consultorio jurídico. Hoy se están imponiendo dinámicas diferentes», agregó.

Contó que usualmente, cuando recibe invitaciones a eventos tiene que preguntar por el dress code. «Sí, es cóctel de noche en un hotel muy bonito, pero ¿cómo van a ir? ¿de vaquero o de traje?». En caso de dudas, prefiere ir de traje. «Si están de sport te sacás el saco y la corbata, pero la inversa no podés hacerla». Como mentor de Endeavor, Pazos contó que el único consejo que brinda a emprendedores sobre forma de vestir cuando se reúnen con inversores, es que «respiren autenticidad». Apuntó que la vestimenta informal es característica de los millennials, que además tienen mente pragmática y por eso son reacios a usar corbata. «Es la
única prenda que no cumple ninguna función más que estética».

Mónica Gonzalez


A los 22 años, recién recibida de abogada, Mónica González tenía que usar tailleur con zapatos de taco para demostrar ser más grande y experiente. «Eso ha ido cambiando. No todas estamos de trajecito y valen las botas».

Plantea que en el caso de las mujeres, el hecho de que sean «multitarea» contribuyó a cambios en su imagen. «Van a buscar a sus hijos al colegio, al super. Hacés de todo con la misma ropa y eso repercute en lo que te ponés para trabajar», apuntó. Reconoce que la de abogado debe ser una de las profesiones más clásicas y que más proyectan a través de al vestimenta; seriedad, profesionalismo, trayectoria, conservadurismo (o no), apuntó.

De todas formas, piensa que la vestimenta en Uruguay fue cambiando «para mal»: «Vas a una reunión hoy y la gente está desaliñada». «Si yo trabajara en un cowork donde sé que no estoy en contacto con clientes, seguro me vestiría diferente. Capaz me quedo cómoda. Creo que el hecho de saber que vas a recibir a un cliente o ir al juzgado hace que uno tenga que estar preparado para eso».

Juan Ciapessoni

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El fundador de THEF, Juan Ciapessoni, trata de mantenerse cómodo pero acorde a las tendencias y saliendo de estándares porque así es la compañía, dijo. «Uno refleja lo que hace. En nuestro caso, la vestimenta tanto personal como de la gente que trabaja en la compañía es ser fiel a su cultura, no pretender algo que no sos», agregó. Al no formar parte de una industria en particular, dijo que tampoco tienen que adaptarse a cierta imagen. Contó, no obstante, que se viste «de forma global»: «Voy de la misma manera a un cliente en Estados Unidos que a un banco o a una empresa de consumo masivo, no cambia ni la vestimenta ni la forma de abordarlo». Si tuviera que dar un lineamiento, sería el de vestirse no como indique un país o industria, sino como lo indique el mundo.

Más allá de lo informal o no, dijo que lo importante es la prolijidad. «Me imagino que la gente en las empresas sigue la forma en que sus jefes están vestidos. Uno se guía por sus líderes», destacó. Para Ciapessoni, la forma de vestir tiene que acompañar a la forma de hablar y comunicar. «En THEF somos líquidos, permeables y globales. Nos vestimos siguiendo esas tendencias. Lo que está sucediendo más allá de industrias de mucha tradición, es que el resto están yendo a un formato más flexible de trabajo, vestimenta y protocolos», apuntó

Seis estilos

Creativo. Combinación de colores y texturas. Ejemplo, pantalón rayado con remera estampada. Se destaca la individualidad.

Dramático. Prima el color negro y se asocia a determinados grupos, como los góticos. «Levanta barreras de comunicación», apuntó Andión. Ejemplo: motoquero de chaleco
negro.

Tradicional. Traje en hombres, blazer y pantalón en mujeres.

Elegante. Traje con detalles de cuidado, como pañuelo y combinación entre camisa y corbata. En caso de mujeres, puede agregar joyas. «Se asocia con dinero pero en realidad es quien cuida bien lo que se va a poner», subrayó Andión.

Romántico. En mujeres predominan las flores, encajes, bordados y detalles. En hombres, un ejemplo es la camisa o blazer rosado.

Natural. El más simple de todos y el que predomina en Uruguay. Ejemplos: jean y remera, vestido simple, canguro, mucho algodón. «Tiene el riesgo de parecer desaliñado», apuntó Blustein.

 

Fuente: https://www.elobservador.com.uy/nota/el-poder-de-la-ropa-como-se-visten-los-uruguayos-segun-sus-trabajos-y-por-que–20197315055

Add Value Uruguay trae a Colonia «El poder de la Presencia de Alto Impacto»

 ◘ «El poder de la Presencia de Alto Impacto» será el workshop que brindarán las asesoras de imagen Alba Blustein y Luciana Andión el sábado 16 de marzo de 9:00 a 13:30 horas en el Hotel Real Colonia.

En un mundo donde se están perdiendo los valores o que todo está tan generalizado, en Add Value ayudan a lograr tener ese valor que lo diferencia, le potencia o le hacía falta, para poder tener una buena imagen, un correcto branding y así destacarse en su rubro, Add Value cuenta con la Dirección de la licenciada Luciana Andión, con veinte años de experiencia y con formación académica nacional e internacional.

Add Value brinda las herramientas para poder impactar positivamente en sus clientes actuales y potenciales, a partir de generar empatía y confianza para hacer mejores negocios, que el branding empresarial se destaque y abarcan distintas áreas a nivel gerencial, de producción y de servicio, también dedica un capítulo especial para empresarios que viajan por negocios a culturas distintas a las nuestras, para que puedan interactuar de manera eficaz.

Informes e inscripciones: info@addvalue.com.uy ◘

 

Fuente: https://www.coloniaya.com/noticia.php?id=33997

Gotelli firma en Montevideo un Convenio con Add Value de Uruguay.

En un viaje relámpago a Montevideo, el Prof. Aníbal Gotelli, Presidente de CIDEC Argentina mantuvo una jornada de trabajo con la Directora de ADD VALUE del Uruguay, Mg. Luciana Andión, en la que se analizaron proyectos de actividades 2019 en común con base en Montevideo para todo el Uruguay.

Como cierre de la intensa jornada de labor, fue cerrado un acuerdo que se formalizó con la firma de un Convenio de Cooperación Técnica, Profesional y Académica. De las reuniones participaron la Prof. Lourdes Madera y Cristian R. Pare, Responsable de Difusión y Redes de CIDEC Argentina.

Con el Convenio firmado, CIDEC Argentina y ADD VALUE del Uruguay acordaron llevar a cabo actividades conjuntas de Capacitación (cursos, seminarios, conferencias, talleres, etc.). Intercambio de servicios; mutua Representación; apoyo y difusión recíprocos de las actividades de cada Institución en sus respectivos países; y programación, ejecución y coordinación conjunta de todo tipo de actividades.

Fuente: CIDEC Argentina

https://bit.ly/2Mcfxu9

Mujeres empoderadas

Para comenzar el ciclo anual de actividades de la Organización de Mujeres Empresarias (OMEU), la economista y empresaria Laura Raffo llevó adelante la charla “Mujeres en la escalera corporativa: desafíos 2018”.

La embajadora de Canadá, Joanne Frappier, expuso en su rol de invitada y compartió además su historia personal que la llevó desde su profesión de geográfa hasta su experiencia en el Ministerio de Recursos Naturales de Canadá y finalmente como embajadora. Para finalizar dio a conocer las políticas que su país lleva adelante para lograr la equidad de género.

 

Fuente: TVShow

La comunidad que empujó a Sellin directo al podio

La red de comercialización que difunde la producción nacional atribuye su triunfo a la retroalimentación generada en su modelo

Sellin se quedó con el primer lugar en los premios EmprendO 2017 y a la par de sus dos socios fundadores celebraron al menos otros 300 uruguayos.

El emprendimiento –impulsado por Mariana Chilibroste y Diego Fraga– apuesta a que pequeños productores de todo el país que no tienen dónde ni cómo vender sus productos, puedan hacerlo a través de una plataforma digital a todo Uruguay y, por qué no, a otros rincones del mundo.

La idea fue la preferida por los lectores de El Observador, que votaron a Sellin como emprendimiento del año, y confirmó que detrás del proyecto existe una comunidad integrada por microproductores, los vendedores que arman las tiendas en la web y efectúan las ventas, y decenas de organizaciones que los apoyan.

«El Amazon 100% uruguayo potenciando oportunidades locales. A acompañar votando. ¡Todos somos parte!», compartió una integrante de esa comunidad en su Facebook.

Cuando en Sellin gana uno, ganan todos. Ese es el diferencial que destacan no solo los mismos emprendedores; también se refleja en el día a día, en el encuentro con productores y hasta con inversores.

«Generamos este modelo en torno a la compra con valor y comercio justo. Todos ganamos si se vende un producto. Nadie gana si no se vende», explicó Fraga a Café & Negocios. Los fundadores no cobran ni a pequeños productores ni a aliados comerciales por estar en la plataforma. La ganancia llega para todos ellos cada vez que un producto se vende. «El emprendedor sabe que estamos peleando por la venta de sus productos. Eso genera una empatía y sentido de pertenencia súper poderoso», agregó Fraga.

Son más de 300 las personas afiliadas en torno a la compra con valor que propone Sellin, entre productores, aliados comerciales y organizaciones.

Los emprendedores de Sellin recibieron capital semilla de ANDE por US$ 20 mil. En cada venta de la plataforma el productor se queda con 65% de las ganancias, y el 35% se divide entre el aliado comercial que efectúa la venta y Sellin.

De la red de comercialización forman parte 55 emprendimientos, con cerca de 150 personas detrás.

Comienzos

El evento de premiación se realizó el martes 5 en el recientemente inaugurado hotel Aloft. La coach Graciela Foggia, quien se encargó de dar una charla inspiradora a los asistentes, se dirigió a Fraga como si con Chilibroste fueran pareja, lo que fue recibido con una corrección entre risas de su parte. Fraga contó que esta confusión, o la de pensar que se conocen de toda la vida, se da de manera frecuente por la «sinergia positiva» que rápidamente generaron entre sí.

La realidad es que los emprendedores se conocieron hace poco más de un año. Fraga era mentor de la incubadora da Vinci, y Chilibroste se estaba preincubando en Nexo -preincubadora de la Universidad Católica- con una idea inicial de Sellin. Un día el gerente de da Vinci se reunió con Chilibroste y entendió que podía conectarla con Fraga para que la asesore. Luego de varias reuniones, Chilibroste manifestó a Fraga el interés de que fuera parte del emprendimiento.

Si bien ya tenía la intención de generar oportunidades de trabajo, la idea consistía en conectar importadores con vendedores que comercializaban los productos en una tienda online. Pero, contó Fraga, eso no aportaba valor a los importadores.

«El Amazon 100% uruguayo potenciando oportunidades locales. A acompañar votando. ¡Todos somos parte!», compartió una integrante de esa comunidad en su Facebook.

Fue así que empezaron a recorrer el interior y a comprobar que había muchas personas elaborando productos de valor sin tener dónde venderlos, por lo que decidieron cambiar el perfil de Sellin y orientarlo a ellos. «Cerramos el círculo de valor. Le damos valor a la red de mercadeo pero también a los productores que no tienen dónde vender. Se retroalimenta positivamente», apuntó Fraga.

Fraga es diseñador industrial y habla más que nada de ideas, de productos, de posibles negocios, de marketing. Chilibroste es psicóloga y destaca en sus palabras la misión de «cambiarles la vida» a los productores. En su día a día Chilibroste atiende las llamadas, se contacta con los emprendedores, los motiva, entre otras cosas. Fraga, por su parte, se encarga más que nada de hacer cálculos de costos, de valor de los productos, pago de cuentas. Para Fraga, esa complementariedad que se da entre ambos es clave: «Los emprendedores tienen que tener esa complementariedad entre habilidades blandas y lo que tiene que ver con producto, negocio», afirmó.

Dignificar el trabajo

Los socios llevan más de 23 mil kilómetros recorridos por todo Uruguay en busca de personas que se quieran sumar a la comunidad Sellin y conocer su realidad.

Su primer encuentro fue con cuatro emprendedores sanduceros que catalogaban de «locura» la idea de vender a Salto. En otros casos vieron que el valor por el que los productores vendían sus productos estaba muy por debajo del pago que realmente merecían.

De aquí en adelante el equipo de Sellin pretende continuar fortaleciendo su red de aliados comerciales y la oferta de productos.

Hoy, contó Fraga, como consecuencia de integrar Sellin hay algunos que incluso piensan en contratar personal; además, ya surgieron casos de exportación directa. Tejedoras de Durazno vendieron su primera alfombra a Suecia, y un comercio de Barcelona llamó a los fundadores de Sellin con el interés de seleccionar productos de su catálogo y venderlos en esa ciudad.

«Más que el cambio en la facturación de los productores, lo que se está dando es la dignificación del trabajo a través de la venta por el valor real del producto», dijo Fraga.

Por su parte, Chilibroste indicó que ya se visualiza un cambio cualitativo en cómo los emprendedores se paran frente a su negocio, en sus desafíos de escalar. «Desarrollan cabeza de exportación dentro de su país que permite hacer más cercana la realidad de poder salir fuera del territorio nacional», dijo.

Proyecciones

En las últimos días, Chilibroste viajó a Chile para validar «lo atractivo» de Sellin en ese mercado. Allí generó alianzas con potenciales partners para expandir su modelo, es decir, para generar una red y comunidad Sellin en Chile en el corto plazo.

El director de Socialab le dijo que el modelo de Sellin permitiría escalar los negocios de microproductores rápidamente. «Regresé muy contenta. Se dieron un montón de oportunidades y conversaciones interesantes para escalar el modelo», añadió.

De aquí en adelante el equipo de Sellin pretende continuar fortaleciendo su red de aliados comerciales y la oferta de productos. Fraga contó que necesitan ampliar no solo la variedad de productos sino también su diversidad en cada nivel.

Mañana de premios

Emprendedores, actores claves del ecosistema y representantes de varios ámbitos del ambiente empresarial uruguayo concurrieron al evento en que se premió a los más votados de la séptima edición del certamen EmprendO.

Al piso 15 del hotel Aloft la mayoría llegaba en grupo. Mientras desayunaban, los asistentes aprovecharon para contemplar el lugar, recientemente inaugurado, y su vista. Fue además fue una instancia de encuentro con otros emprendedores o colegas.

Los 10 finalistas fueron seleccionados entre todas las notas realizadas entre noviembre de 2016 y noviembre de 2017 por Café & Negocios.

La sorpresa para los asistentes fue la participación de la coach Graciela Foggia, quien en una charla de alrededor de 20 minutos, les brindó algunas herramientas para motivarse en el camino emprendedor, no temerle al fracaso y tomarlo como aprendizaje, entre otros aspectos.

Detrás de Sellin, ganador por elección de los lectores de El Observador, se ubicó Doctari, en segundo puesto. El tercer lugar fue para Soy Delivery y Jariola recibió la mención al Espíritu Emprendedor que adjudican los integrantes de Café & Negocios.

Doctari amplía su negocio y lo probará fuera de fronteras

Está en una reunión de padres del colegio de uno de sus hijos y recibe un mensaje por Whatsapp. Es un paciente que le envía un estudio médico pidiendo una opinión. Sale de la reunión dispuesto a responder el mensaje cuando le llega el de otro paciente. Esta persona quiere eliminar dudas sobre una dolencia que lo acompaña hace días.

Fácilmente un médico se sentirá identificado con casos así. La situación no es tan simple como marcar el «visto» y hacer de cuenta que no se leyó nada. Según la socia de Doctari, Anat Rausky, los médicos, a diferencia de otros profesionales, se sienten «en omisión» si no responden este tipo de mensajes, pese a que varios ya han optado por no responder debido a que cuestionan la responsabiliad que implica resolver esas consultas con la informalidad de las redes sociales o Whatsapp.

Según la socia de Doctari, Anat Rausky, los médicos, a diferencia de otros profesionales, se sienten «en omisión» si no responden a las consultas informales de sus pacientes por servicios de mensajería o redes sociales.

Para formalizar ese tipo de situaciones fue que en agosto de 2016 se lanzó Doctari, una plataforma tecnológica que permite que médicos y pacientes se conecten y puedan pautar una consulta virtual o presencial. El emprendimiento obtuvo el segundo premio en los EmprendO.

Hasta el momento la plataforma (en forma de app y web) se dirige al mercado particular. Es decir que la forma de utilizarla es registrándose y eligiendo entre los 100 médicos con los que Doctari cuenta. Pero el ámbito de la medicina requiere de un tiempo de adaptación y un «cambio cultural» para su digitalización, señaló otro de los socios de Doctari, Omar Paganini. «Es un servicio sensible y crítico para la gente. Hay que cambiar un hábito profundo y tenemos que ir constuyendo de a poco el cambio cultural. Estamos dispuestos a invertir a largo plazo», indicó Paganini.

Explicó que aún cuesta salirse del prestador de salud para elegir y pagar la consulta a un médico por fuera de este. Es por eso que desde ahora apuntan hacia el negocio B2B, esperando que además los prestadores de salud tengan la opción de ofrecer sus servicios a través de Doctari adaptados a sus necesidades. De esa forma, dijo, se disminuiría la resistencia al cambio. «Si uno logra inclusión en coberturas existentes, se transformará en algo mucho más natural. Irías al consultorio para una cosa y para otra consultarías por Doctari», apuntó Paganini. Es por esto que la plataforma se encuentra negociando con los prestadores con la intención de abarcarlos a todos, tanto en Montevideo como en el interior.

Doctari no se piensa solo para Uruguay. Por esta razón, los socios están por realizar un piloto con una organización argentina con presencia en 13 provincias.

Año de aprendizaje y renovación para Soy Delivery

De ensayo y error, práctica y aprendizaje. Así se podría resumir en pocas palabras el primer año de Soy Delivery, startup que mediante una app resuelve la necesidad de entrega inmediata de cualquier tipo de pedido tanto a individuos como a empresas y que ofrece, además, seguimiento en tiempo real a través de GPS. El 2017 terminará recargado de novedades para la firma; que incluyen una nueva versión de su app y la apertura de un pickup center junto a Sinergia Design.

La versión renovada de Soy Delivery se lanzará esta semana y poco mantiene de la primera, lanzada a fines de 2016. Hasta el momento, la aplicación colaborativa dirigida a personas funcionaba en su versión beta y los fundadores no obtenían ganancias de los envíos. Quien solicitaba el delivery establecía lo que estaba dispuesto a pagar y el conductor podía aceptar o rechazar. Rodrigo Bisensang, fundador del emprendimiento, dijo que esa modalidad «no funcionó» debido a que el precio indicado por el usuario estaba siempre por debajo del valor real del delivery. En la nueva versión, Soy Delivery intercederá en el pago.

Durante 2017 los emprendedores se sustentaron tanto del capital recibido por un inversor como del servicio brindado a empresas.

La versión renovada de Soy Delivery se lanzará esta semana y poco mantiene de la primera, lanzada a fines de 2016.

La nueva app quedará habilitada para motos, autos y camionetas. Quedarán excluidos las bicicletas y camiones, que se incorporarán más adelante. Como conductores, podrán trabajar con la app quienes tengan una unipersonal. Al registrarse, el conductor deberá colocar las medidas máximas de los paquetes que podrá trasladar en su vehículo. Por su parte, el usuario deberá ingresar las medidas del objeto a enviar y la app reconocerá automáticamente a los vehículos registrados con la capacidad para trasladarlo. El cliente elegirá el tipo de vehículo y luego la app le mostrará los 20 más cercanos a su ubicación, dejando al usuario elegir. Respecto a las tarifas, Bisensang comentó que serán económicas y similares a las de Uber. Con esta versión «robusta» –como la describe Bisensang–, los emprendedores proyectan llegar a las 50 mil descargas en marzo. La versión beta, sin haber sido promocionada, llegó a las 4.500 descargas.

Bisensang dijo que apuestan también al uso que la sociedad le pueda dar a la app; desde un novio que le envía un regalo a su novia hasta padres que compran algo y se lo mandan de sorpresa a su hijo. «Como toda cosa nueva, la sociedad a veces le da un uso para el cual no fue pensado originalmente, y creemos que muchos envíos van a venir por este lado», apuntó.

Apoyo al e-commerce
Con la intención de fortalecer el e-commerce en Uruguay, Soy Delivery abrirá junto a Sinergia Design un pick up center (centro de retiro de pedidos) de autogestión que funcionará las 24 horas de los siete días de la semana. Y es allí donde también se instalarán las oficinas de Soy Delivery. Del 18 al 23 de diciembre la startup generará una «movida» junto a cinco empresas de moda para que todas las compras online sean recibidas en el mismo día. Para marzo, proyectan tener su primera filial en el exterior. Tres son las ciudades objetivo: Santiago de Chile, San Pablo (Brasil) y Santa Cruz (Bolivia).

Más sabores burbujeantes

Por dejar una carrera corporativa y lanzarse a crear productos propios, por su espíritu inquieto, su toque innovador y su afinado sentido del marketing. Por elegir dar pelea en territorio de gigantes con una bebida diferente, de sabores autóctonos y burbujeante. Por estas razones el fundador de Jariola, Mariano Mazzolla, recibió un reconocimiento al espíritu emprendedor en los premios EmprendO.

Jariola fue lanzada a principios de 2017 y sus ventas durante el año fueron «fantásticas», señaló Mazzolla. «Vendemos todo lo que producimos y de antemano. En este momento estamos produciendo la tónica. Mañana se etiquetan, el viernes se entregan y se acabó la tónica», relataba Mazzolla a Café & Negocios el pasado miércoles 6.

La estrella durante este año de ventas ha sido la combinación de limón, jengibre y yerba mate. La tónica con hierbas, en tanto, si bien tiene sus adeptos, mantiene su cualidad de bebida de nicho. El refresco nombrado Cream Soda cambiará su nombre por mandarina-vainilla, ya que Mazzolla entiende que el anterior generaba cierta resistencia a probar por no saber de qué sabor se trataba.

Lo que se viene
Desde un principio la intención fue lanzar Jariola como un refresco de frutos nativos. Sin embargo, como el lanzamiento previsto no coincidía con la temporada de los frutos necesarios para elaborarlo, se optó por los sabores autóctonos. Es así que Jariola incorporará los sabores de frutos nativos pero mantendrá los ya lanzados. Los paladares uruguayos podrán continuar sorprendiéndose con las combinaciones lanzadas durante esta semana. Una de ellas será el sabor Pomelo y Jazmín y, en marzo, el refresco en sabor naranja y pitanga.

Otra novedad es en lanzamiento, en conjunto con Futuro Refuerzos, del sabor sandía-limón. En el restaurante de refuerzos saludables que se instalará en Sinergia WTC y Sinergia Design, la única opción de refresco a ofrecer será Jariola. «Nos pareció divertido crear un sabor especial solo para ellos», indicó Mazzolla.

La estrella durante este año de ventas de Jariola ha sido la combinación de limón, jengibre y yerba mate.

En cuanto a puntos de venta, Jariola se mantendrá en los lugares donde tiene presencia tanto en Montevideo como en Colonia y Maldonado. Además estará en todos los locales de Iberpark. Lo selectivo y exclusivo de su distribución continúa siendo esencial para su fundador. «Trabajamos con aquellas personas a las que les gusta el proyecto y le dan para adelante, lo disfrutan, lo valoran», subrayó el emprendedor.

A Mazzolla le gusta esa manera de trabajar: de a pasos pequeños pero firmes. No aspira ver Jariola vendiéndose de forma masiva. Aunque ya se está recuperando la inversión, dijo que no se busca la rentabilidad bruta: «Trabajamos tranquilos y cumpliendo siempre con todos. Preferible ir así antes que corriendo y a los tropezones».

La idea de exportar sigue presente. Pero antes, Mazzolla planea que Jariola se comience a lanzar en botellas de un litro y que se consolide durante 2018. Luego se buscarán los contactos para comenzar a exportar al año siguiente. El emprendimiento surgió como una manera de «dar poder» al consumidor cuando desea beber algo distinto. Al mismo tiempo, como se trata de un refresco sin químicos ni conservantes, se ofrece como una opción saludable para continuar con la apuesta a los refrescos con gas.

Emprender es…

Jornadas de Protocolo Rioplatense

Jornadas de Protocolo Oficial

El Encargado de RR.PP. y Protocolo de la Intendencia de Florida Pablo González, participó los pasados 7 y 8 de Noviembre de las Jornadas Rioplatenses de Protocolo Oficial y Empresarial en donde se expusieron las últimas tendencias de la materia. Las charlas fueron dirigidas por destacados ceremonialistas de Uruguay y Argentina.

Desafío de Negocios Compartidos

MAS EMPRENDEDORAS es un programa ejecutado por la Organización de Mujeres Empresarias (OMEU) que busca incrementar la competitividad de los emprendimientos femeninos en Uruguay. En el último seminario, expositoras nacionales e internacionales compartieron sus experiencias en startups, sustentabilidad y comunicación enfocándose en el rol de las mujeres en el mundo empresarial y su capacidad para generar nuevas propuestas.

La CEO fundadora de SMPLCT LAB en Nueva York y experta en innovacion y startups Cynthia Heller, la especialista en Sustentatilidad de Itaú Unibanco en Brasil Anna Paula Nogueira, la CEO fundadora de Clean Energy Andrea Irarrázaval y la directora comercial en distintos medio Karen Jawetz fueron las convocadas para esta 4° edición del seminario de Más Emprendadoras.

En la jornada previa se organizó un cóctel en la residencia del embajador de Suiza Martin Strub, en el que las invitadas compartieron una tarde distendida y algunas anécdotas sobre los desafíos que enfrentan las mujeres en el mundo de los negocios.